Cuando éramos niños nos decían que en la Revolución mexicana hubo un millón de muertos y por eso era muy malo pelearnos y por eso el PRI era necesario para mantener la gobernabilidad en el país. Entre 1910 y 1920 sí hubo un millón de personas menos en el país, pero la gran mayoría, más de 500 mil, fue a causa de la pandemia de la gripe española”, dijo días atrás el analista político Fernando Dworak en su columna radial en MVS con Luis Cárdenas.

En su libro Cien años de confusión, Macario Schettino explica esa cifra: entre los censos de 1910 y 1921 la población mexicana pasó de 15 millones a 14 millones 300 mil personas. “La Revolución no produjo un millón de cadáveres de la leyenda, sino una tercera parte de esa cantidad”, dice Schettino en su libro, es decir 300 mil muertes.

La diferencia hasta el millón se explica por la gripe española, que mató hasta 500 mil, y el volumen restante a la emigración a EU. La gripe española (que en realidad empezó en Norteamérica, no en Europa) tuvo una primera ola de contagios en México en otoño de 1918 y una segunda ola en octubre de ese año, que fue mucho más letal.

El 2 de enero de 1919, El Universal publicó un reportaje con un título demoledor: “Medio millón de muertos… ¡Pasó su majestad la influenza!”. “Todos los gobiernos van a tratar de esconder las pandemias. China lo trató de esconder por muchos meses. ¿Por qué es relevante esto? Porque creo que será la gran prueba de la credibilidad del gobierno de López Obrador. Todas las grandes crisis de comunicación política que ha tenido, supo darles la vuelta y hacerlas en torno a su persona, como la tragedia del ex gobernador Moreno Valle o en el caso de Culiacán”, afirma Dworak, “pero si en reiteradas oportunidades el manejo de crisis no dice la verdad, y solo confías en tu carisma y prestigio…Por qué AMLO dice tener 'otros datos' en Economía? • Forbes México

Este es el momento para saber si el Presidente va a ser creíble en un escenario de paranoia”, dice Dworak. Hace una semana, el subsecretario Hugo López Gatell dijo que no teníamos ninguna referencia de una epidemia como la actual, excepto aquella que ocurrió hace 102 años. En aquel año, el diputado José Siurob (médico y militar) peleó desde la primera ola de la epidemia para que el gobierno tomara una actitud realista ante la enfermedad, que reuniera cifras confiables y le destinara más recursos y atención.
No lo consiguió. En diciembre de 1918 dijo desde el estrado: “(…) por no haberse combatido suficientemente la epidemia española, por no habérsele puesto todos los obstáculos que científicamente debieron haberse puesto en juego para que no avanzara al Centro. (…), hemos visto que la epidemia se ha paseado por toda la República produciendo un número de defunciones que equivale, no digo a una revolución, sino a dos revoluciones”. Hace 100 años se pedía claridad y acción. “Si hablas claro, se cae el dogma”, me dice 100 después el propio Fernando Dworak.

  • Barbara Anderson

barbara.anderson@milenio.com https://www.milenio.com/opinion/barbara-anderson/nada-personal-solo-negocios/la-verdad-de-los-datos-hace-100-anos